lunes, 17 de julio de 2017

María Florencia Rua







las latitas de coca cola en la heladera de la estación de servicio
el ruido de las zapatillas en el piso mojado
una canción vieja que nunca escuché hasta ahora
sobre la mesa remeras planchadas
conocí a alguien que me gustaba por ser distinto
la idea de un perro para el futuro
conversaciones atrapadas en el chat abierto
ropa del pasado en una bolsa de consorcio
vacío un atado de cigarrillos convertibles
el pasto crecido y amarillo
compañía virtual y encendedores
para elegir millones de películas
colgada en la terraza una gris bombacha de algodón
prendida la televisión en un canal de documentales
qué recuerdos usar?
un artículo de limpieza fuera
el calor del termo al lado de la computadora
pornografía y frases anónimas
directo al sentimiento una imagen
qué haré para mi tranquilidad?
un mosquito a punto de morir
abriendo la puerta de rejas negras la chica de enfrente
raid y oscuridad
para no perderse en internet planes
una gillette
luz blanca del supermercado abierto
tristeza en la bandeja de entrada
la lluvia ordena
un pensamiento arriba
después de ser usadas las cosas




A lo mejor también podemos ser amigos
y el canal con el que me abrazabas
puede hacer piso más lejos.
Me gusta quedarme quieta
viendo cómo nada interviene.
Es raro cuando decís que te acordás
de cada detalle
de cada escena
y después
te das a la fuga.
Yo me acuerdo de esa noche en la que prendí la luz
cansada
para matar a un mosquito
en el cuarto.
El insecto veloz,
evasivo.
Su cuerpo de una punta a otra
haciendo ese sonido raro.
Cuando lo aplasté y 
vos festejaste y
me dijiste que era hermosa
yo vi con asco su sangre en la pared.
No me dormí pensando en que las cosas a veces
funcionan de costado.
Vos seguías siendo el mismo pero
mal iluminado.
Como una foto fuera de servicio.
Un plano respirando cerca.
Algo sin profundidad
ni corazón.
Me pediste que prendiera
el aire acondicionado.
Ese artefacto capaz de modificar el clima.
Cerré los ojos
e imaginé que estaba sola
en la nieve.
Yo y un espacio blanco
y helado.
Efecto escarcha en el cuerpo
Escucho el ruido del exterior.
Un avión pasa por encima.
¿Y vos?
¿Qué pensás sobre las emociones?





chico encantador, I follow you
de tren en tren
llegaremos a tu ciudad en las afueras
y un edificio alto detrás de la estación
con paredes verdes
perdámonos en tu departamento
yo también estuve perdida ahora
usemos las palabras fáciles
perdón y gracias
mi corazón nervioso?
podés ver y tocar
no importa que el día de mañana
no sepa cómo volver
puedo entender con señas
y si me despierto de noche
decime cualquier cosa en voz baja
yo voy a cerrar los ojos
y a esperar quieta tu mano
mi amor, por favor
esto es distinto y bien
En cualquier idioma el cielo azul
parece a punto de explotar
mientras no dejás de mirarme





esta mañana me dijiste
que te habían robado
la riñonera
cuando lo leí
sentí como una espada electrizante
en la columna vertebral
me gustaba mucho tu riñonera
negra y de cuero
la llevabas en la cintura
como un superpoder eras la heroína
de las ficciones
hoy me puse triste y pensé
que estaba bien ponerse triste
porque algo de la amistad es compartir
los sentimientos
y a la vez las cosas
las cosas ponen en evidencia
el vínculo afectivo en las cosas
también hay una fuerza
pidiendo ser usada
y la amistad es usar todo
lo que está al alcance
apropiarse de lo que es del otro
y potenciarlo
la amistad es una cuestión de pertenencia
y metonimia
que quiere decir:
todo que te roben a vos
también me desaparece a mí
como por acto de magia
lo bueno es que en el intercambio de emociones
yo puedo darte un poema
para que no te sientas tan triste
o para que la tristeza haga foco de luz
porque la amistad también es eso:
hacer foco de luz
iluminar lo que no sirve o está oscuro
o simplemente cambiar de cuadro de imagen
la amistad es hacer que el amor
produzca un efecto secundario
encontrar gestos fugaces
y darles un significado
también fugaz
en la amistad todo es fugaz
menos la amistad
las tramas los contenidos
se desintegran
y la amistad permanece
el único fin de la amistad es permanecer
ya sé que no estoy diciendo nada nuevo
nada nuevo se puede decir de la amistad
porque la amistad es todo
no sólo hablar de chicos en una pijamada
aunque qué lindo es hablar de chicos
antes de ir a dormir




María Florencia Rua (1992) vive en Villa Luro. Es actriz y escritora. Realizó talleres con Nacho Bartolone, Mariano Tenconi Blanco, Cecilia Pavón, Jazmín Titiunik, Ariel Farace, entre otros. Estudia actuación con Matías Feldman y Santiago Gobernori. Da talleres de poesía y de teatro para chicos. En septiembre estrena su ópera prima “La noche quieta” en Granate Espacio. 
Link: maflorenciarua.blogspot.com.ar

Principio del formulario



jueves, 13 de julio de 2017

Gerardo Grande






Borrachos en la noche de invierno de Buenos Aires
no teníamos más plata 
ni una botella de ron   carajo   dije
ni caramelos ni pala escondida en envolturas de caramelos   dijiste   
sólo quedaba seguir caminando
así que te sacaste los tacos para no esguinzarte un tobillo
y seguimos rumbo a tu casa
en mi campera encontré un cigarro que compartimos
mientras esperábamos que pasara un tren
lleno de borrachos 
tus piernas desnudas 
atravesaron las vías 
y te escondiste para orinar
un auto cruzó la esquina
barriendo con la luz de sus faros 
la pared contra la que orinabas
y yo jugué a que no era un auto 
sino un ángel que iluminaba tus piernas 
largas y asesinas
el mismo ángel que ilumina de noche 
los cementerios y las fiestas
a lo lejos un perro ladró al tren que se perdía 
pensé que era el momento justo
para que algo se revelara antes del amanecer
pero ya era mucho delirio
así que seguimos caminando 
yo quería dormir contigo
llevabas una minifalda 
y los hombros descubiertos
no te importaba el frío 
ni seguir caminando
pero no pudiste contra el hambre
esto se te ocurrió
al cruzarnos con un Nac and Pop
y te acercaste decidida 
para ver quién te invitaba un pancho
y apareció una chica
muy guapa también
comía un chori de dorapa
te dijo que te invitaba el pancho 
pero si le regalabas un beso
el primer beso
las llevó al segundo
y al tercer beso
y sin pancho
luego la brasa de tus ojos 
dio con mis ojos desbocados
los borrachos entraban y salían
del Nac and Pop
las caricaturas dibujadas en la pared
me miraban con un gesto burlón
los dientes se les caían de la risa
de mirarme parado como una estatua bajo el diluvio
los ojos de Charly García y Mercedes Sosa
el Che Guevara y Mickey Mouse
me decían
“comé queso posta
no plástico fundido” 
y esa otra caricatura 
que me miraba de frente 
¿quién era   Cesar Luis Menotti? 
me decía que del banco no iba a salir
me encogí de hombros
conseguí un cigarro 
di media vuelta y crucé la calle
“comé queso posta
no plástico fundido”
ahí tienes tu puta revelación de la noche
me dije y saludé a un perro naranja
que olfateaba en busca de un choripán tirado
o una milanesa convertida en vómito rojo vino rojo
los sueños sangran


 ** 



12:43
Tu cabeza es un edificio en llamas
Al que llegarán tarde los bomberos
12:50
Entraste llorando a la casa
Había hecho la cena y te esperaba en onda sweet
Problemas en el trabajo dijiste
Y ya no importa la cena
No importa que compré una bicicleta
Para que salgamos a rodar
Sobre todo lo que se puede rodar
12:52
Tiembla el país que es tu cuerpo
Y poco puedo hacer
12:57
Descubro lo tierna que resultas
Ante las piedras que nos tira el cielo
Las piedras bajo las que deberíamos bailar desnudos
Y reírnos de ellas
Tumbados en el césped de la noche
Amenazando con la mirada a las nubes
Advirtiendo a los astronautas
Que en lo alto deben cantar tu nombre y el mío
Pues con nuestra manera de besarnos
Aprendimos a sobrevivir
En un sitio donde la muerte se mea de risa
Y los días son lo más parecido a un campo
En medio de dos tropas a punto de la batalla
1:03
Escribo estas líneas
En un intento por crear un portal invisible
Que salga de mi computadora y poco a poco cubra el monoambiente
Para que cuando entres del balcón
En el apartamento haya una atmósfera
Donde puedas levitar tranquila y pintada de tu color favorito
Peces dorados flotando en el aire
Liberándose de su prisión de agua y de burbujas
Los peces que tanto te gustan
Entre nosotros
Para que pasen bajo tus brazos
Y te hagan sonreír
1:04
Pero las líneas que te escribo
No sirven en situaciones como ésta
1:05
Qué ganas de encarar a tu jefe
Y que mi golpe alcance a sus ancestros
Por la ventana miro tu expresión
Te limpias los mocos con las manos
Y los embarras por tus mejillas
Yo pasaría mi lengua por tu rostro
Para disfrutar del sabor salado
Lo cierto es que
No paso la lengua por tu rostro
Ni mi poema logra liberar a los peces del agua
Ni paras de llorar
1:08
Un poema es soledad
Pero un poema nunca está solo
No está solo mientras sirva de pañuelo
Para limpiarte los mocos
O sirva de paraguas en estos días lluviosos
O sirva de pararrayos en las noches eléctricas
O sirva de parabalas en estos días sangrientos


**

  

Tirados en la cama
Afuera llueve y el cielo se ilumina
Con una luz fluorescente
Que atraviesa la noche
Jugamos al fin del mundo
Y nos perdemos bajo las sábanas
Escenificamos partes
De una película que vimos
En el cine Lorca                            
La peli trata de dos niños verdes
Escondidos en una cueva
Los niños no envejecen
Y tienen un lenguaje que cambia
Según las estaciones del año
A veces las palabras caen
Dibujadas de su boca
Y al pisarlas
Se deshacen como la luz
Regresando al origen
Otras veces
Se alimentan de las vocales
Para germinar aullidos
Y que broten cantos
Los cantos que son los abuelos
De esta noche
Y en el invierno
Con las palabras construyen
Espejos de nieve
Para encontrarse desnudos
Y reconocer el país que es su cuerpo
Afuera llueve y el cielo se ilumina
En la radio dicen que es un meteorito
Que al entrar a la tierra se enciende
Como tú te enciendes por las noches
Para que yo no tenga miedo
De los monstruos escondidos en el armario
Entonces podemos seguir con el juego
Del fin del mundo bajo las sábanas
Inventar que todo termina
Y dos niños verdes sobreviven
Mientras afuera un meteorito se enciende
Avanza directo a la tierra
Entra con la furia de todos los trenes
Que rondan la vía láctea 
Y la infancia del planeta
Se echa a llorar


**
  


Te vi pelear por tu vida   Ibas tranquilo en la montaña y dos perros salvajes vinieron a buscar tus latidos que son los golpes más fuertes de este sueño   Encendí un cigarrillo y me puse a contemplar   porque siempre es revelador ver a una bestia enfrentar a la muerte   Acaricié la culata de mi pistola   Una sola bala en un carrusel de seis disparos   Un perro atacó tu vientre donde se esconde la mitad del cielo   y otro atacó directo a la yugular   pero tú   Woody   bestia que aúlla y relincha tiraste una mordida que se extendió por toda la montaña y hoy sigue mordiendo   Muerde a los desahuciados   a los recién nacidos   muerde a los criminales cuando ya no quieren disparar   Muerde   Muerde   y no distingue   Entonces supe que eres amigo del viento   porque en ese instante nos tocó directo del norte   Un viento rápido y caliente distrajo un segundo a los perros salvajes   y embestiste con la furia de quien no quiere alejarse de las letras del mundo   A veces recuerdo la escena y pienso en los jóvenes de este desierto   el limbo en el que se encuentran   Un territorio donde a diario tallan con piedras afiladas el nombre de un país a la orilla de un barranco   y tienen fuerza   y la fealdad no los toca   y son los desaparecidos   los sin techo   los vagabundos luminosos en medio de la noche   como tú   Woody   Aquella bala la colgué de tu cuello sólo para que no olvides que controlas tu muerte   que una bala no fue necesaria para salvarte de la muerte   que tu embestida puede contra los perros   contra los toros   puede contra el sol   puede contra ti mismo mientras seas joven y hermoso


**


  
He caído en medio de este bosque
que es un libro apenas habitado  
con la tierra  
bajo el pasto me voy a quedar  
escribiré con el sueño índice 
las raíces de un árbol que se extienda
lo mismo en la tierra que sobre las nubes  
pero más me importan las raíces  
(pues bajo este poema habitan niños que no conocen el sol) 
con ellas construiré cientos de rayos divinos  
que alumbren los juegos bajo tierra
escribiré árboles con distintas formas   
así tendré más letras
para formar mi bosque
así tendré más raíces
para inventar un sol
que gire alrededor de los astros/niños
entonces será imposible no mirarlos
y por algún tiempo
olvidaremos el cosmos inalcanzable
que se expande arriba de nosotros
para bailar con el mundo que también se expande aquí
entre temblores e incendios
un poema es soledad  
pero un poema nunca está solo  
no está solo mientras sirva de cielo para niños
que no conocen el sol  
y junto a otros árboles haga el bosque en el que ahora me fragmento
tierra que escribe con el sueño índice  
desde la soledad que hace al poema  
donde correré desnudo







Gerardo Grande (1991). Publicó La edad atómica (La Bella Varsovia, Córdoba, España, 2014), Fiesta brava (Neutrinos, Entre Ríos, Argentina, 2015) y Seguir (Eloísa Cartonera, Buenos Aires, Argentina, 2016).  Es co-compilador de Astronave, panorámica de poesía mexicana 1985-1993  (UANL-UNAM, México, 2015). Ha participado en festivales y encuentros internacionales como Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, Festival Internacional de Poesía de Rosario, Festival Internacional de Poesía de Córdoba, entre otros. 

lunes, 3 de julio de 2017

Deni Rodríguez Ballejo




16

Los pájaros no tienen nombre.
Aprendimos una vez las inflexiones de la lengua y la necesidad nombró
las cosas. Inventamos nuestros nombres, comenzamos a diferenciarnos,
mientras los pájaros volaban anónimos el cielo.
Después vino esto.
La piedad consiste en que miremos
todas las cosas con ojos tranquilos.
Los vidriados ojos de Olga, fuentes de insistente luz.
Nombro las cosas con esa insistencia también. Pido.
Detrás del movimiento de una inexplicable máquina de astros la sospecha
de una deidad abrasadora. Se dejan, ignorados a sí mismos, mover por él,
por ella, en el universo sin principio, de incierto fin.





27

Se rompe
lo que uno
se propone.

Siempre.

Pero el tiempo es amistoso hoy. Las esperanzas de la noche son en la
mañana leves resonancias perturbadas por los sueños.




33

No sé a qué me hace acordar,
no sé si a una época
o a otra canción.

Ese era el lugar perfecto para enamorarnos
y que quedara ahí, grabado en ese cuaderno
o entre recuerdos.

La madrugada
yo no sé si es el paso
o el peso del tiempo pero son

Las tres de la mañana
y todo me atraviesa
y todo está tan lejos
hoy.





36

La distancia no se negocia.

Quisiera que no pudiéramos mentir
que lisa y llanamente fuéramos
incapaces.

Irradia, un corcel que me soñé una vez, cabalga en mi más íntima
intimidad, relincha sin pudor a la noche estrellada.





39

Recuerda
algo que escribió,
una marea,
que se le vino toda junta
hará un lustro atrás
donde hablaba de cantidades
y proporciones.

La tristeza aún
no había sido gestada,
no la gran tristeza,
en su esplendor.

Porque el arte es largo
mucho más que la vida
y se aprende muy de a poco.




Deni Rodríguez Ballejo nació en Ituzaingó en 1991 pero vivió toda su vida en Temperley. Publicó 'Los colmillos' (2014) e Irradia (2017), ambos por Ludwig Ediciones.

jueves, 18 de mayo de 2017

Sofía Gómez Pisa








Nelly

Nelly observa
con amable dulzura y lentitud
la gente ir y venir, en el bar
y se pide su jugo y su árabe de lomo.
Luego un demonio se apodera
de ella y se queja
de todo.
Dice estar en el bar
porqué en Carlitos
hay gente joven y ruidosa
y ella solo quiere estar
junto a su árabe
que no pudo morder
que se le escurre entre los ojos
como los recuerdos

de un tiempo mejor.








Ella, la muerte o dios

Ayer fue el entierro de mi tía abuela.
El párroco que no sabía su nombre
repetía constantemente : Elvira, Elvira, Elvira
como si conociéramos a quien se refería.
Luego notó su error
 leyendo el ataúd y dijo :
 “bueno, Emma, pero
de segundo nombre Elvira.”
Y siguió diciéndole así.
Habló de dios, Jesús y los pecados
y después , la cremaron
otros dos tipos que tampoco
sabían como se llamaba,
ni les importaban
Ella, la muerte, o dios.








Las doce

Son las doce
y en Constitución
los obreros
se morfan
su sánguche
salvador.
Miran pasar a las
jóvenes estudiantes
de sociales.
Por sus manzanas
azucaradas
les silban.
Mientras imaginan
una tarde con ellas
en un mundo mejor.








El facho       

El crudo invierno
y el desempleo.
Y  del otro lado de la puerta:
todas las novias que no fui,
todos los padres que no tuve.
Las cosas que no sé
como voy a pagar el mes que viene.
El facho por lo menos me invitaba a cenar.








Digo

Y dicen que te vieron y si esos ojos
no mienten, no se equivocan,
no se habían confundido,
estabas comprando cosas de la casa
con otra.
Otra casa, otro cuerpo, otro pelo
nunca el mío.
Yo jamás compro cosas de la casa.
Nunca podría acompañarte.                    








Genética

Tenés los gestos
de tu papá
dice mamá
y le cambia la voz.
Es que sabe reconocer
los signos
de quien no aprendió a vivir.







Sofía Gómez Pisa. Ciudad de Buenos Aires, 1990. Es estudiante de Ciencias de la Comunicación en la UBA. Colabora para diversos medios gráficos y radiales. Fue antologada en “Poesía Reptante” Textos intrusos (2016) y “12 poetas 12 apóstoles” Ediciones Francia (2016)“Ella, la muerte o dios” es su primer poemario. Actualiza el blog htp://palabrascomopuentes.blogspot.com







jueves, 11 de mayo de 2017

Yolanda Segura



Foto: Edith Segura

Los perros suicidas del puente de Overtoun


Unos cien perros se han lanzado desde el
puente de Overtoun en el último siglo. Unos
cien perros aunque no de todas las razas:
solo labradores, collies, golden retrievers.

No todos los perros perdieron la vida
aunque se presume que todos los perros
intentaron perderla. Los pobladores
aconsejaban no soltar la cadena
de sus mascotas, una teoría
dice que solo se arrojarían los
perros cuyos dueños tuvieran
una existencia deprimente.

Un hombre quiso investigar los motivos, pensó
que una planta de cierto olor,
el grosor de la tierra,
el tipo de puente,
la altura,
lo que pensaba la gente mientras
paseaba a sus perros.
Quería recurrir a la ciencia el hombre.




1. Había estado lloviendo,
el arroyo hacía mucho ruido


A los perros
esas cosas les encantan.

El mundo de los perros es mucho
más ruidoso que el nuestro, la gama
de sonidos que pueden escuchar es
amplia como un hocico abierto.

Quizá el suicidio de los perros
fuera la reacción ante un sonido
que los dueños no podían oír
(no queda claro si el sonido
era el ladrido fantasmagórico de otros
perros suicidas o las señales de radar
de una base naval cercana).
Sin embargo los expertos en el puente
no dieron con ningún
infrasonido o ultrasonido.




2. Todo lo insólito que sucede en la tierra
puede explicarse mediante un campo magnético
(también insólito)


Desde este mismo puente un hombre
de nombre Kevin Moy habría arrojado a
su hijo como un sacrificio, una ofrenda
para cerrar la puerta interdimensional
al inframundo. Tal vez los perros tienen una
puerta para perros abierta en la puerta
cerrada al inframundo.

Es probable que los perros no sean conscientes del peligro.





3. En primer lugar el olfato del perro


Desde el puente se pueden ver zorros,
visones, ardillas. La mayoría de los perros
se movían casi directamente al olor de los visones.
El visón tiene unas glándulas que secretan
una sustancia que enloquece y atrapa a los
animales que buscan a toda costa marcar su territorio,
decir esto es mío.




4. Los dueños de los perros pueden agravar la situación


Imagínese que hay un perro y gente asomándose por
el puente, el perro se preguntará qué es
lo que miran y querrá saltar para alcanzarlo:

una mujer tenía un perro y salió
con su familia a dar un paseo en el puente, habría
soltado la cadena de su border collie y el hijo de dos
años se habría acercado a la orilla. Dijo correa y el perro
dio un gran salto pasando por encima de la barda,
dijo correa y no pudo hacer nada para evitarlo.

Quizás no vio al niño detrás de la torreta, quizás
quería comprobar que el niño estaba bien, quizás
pensó voy a buscarlo y traerlo a donde debe estar, quizás.

Un perro puede ser pastor o cazador o guardián.

Mandíbula, espalda y patas rotas: el veterinario
decidió que sus lesiones eran demasiado graves.




5. Su sentido de la vista tan limitado podría
tener su papel


El rojo no entra en el
espectro de los perros. El color de la sangre
no entra en el espectro de los perros. Los perros
no son conscientes de su sangre. En lugar de árbol
un perro no vería más que una mancha borrosa en
forma de árbol. Un gran borrón gris detrás de una
pared gris su mundo, dice el investigador que se agachó
hasta el nivel perro, su mundo estaba rodeado por la piedra.


» Quizá el ejemplo de su dueño hiciera
que los leales perros saltaran al
vacío antes de mirar. Los expertos
están de acuerdo en que los perros no se
suicidan. No todas las historias terminan mal.



En Erskine, un puente
a 11 km de Overtoun,
unas quince personas se arrojan
y pierden la vida cada año.





Yolanda Segura (Querétaro, 1989) estudió la maestría en Letras Latinoamericanas en la Universidad Nacional Autónoma de México y realizó una estancia de investigación en la Universidad de Buenos Aires. Ha publicado Todo lo que vive es una zona de pasaje (Frac de Medusas, 2016) y O reguero de hormigas (FETA, 2016), poemas suyos y artículos críticos han aparecido en diversas revistas y antologías. Actualmente estudia el Doctorado en Letras (UNAM). Mantiene el blog http://wwww.elreversodelaspiedras.blogspot.mx